TOP
Vivir en Sydney
La ciudad más emblemática de Australia

Sydney

Si te gusta el ritmo vibrante de las grandes metrópolis, su diversidad cultural y los miles de planes que ofrecen, vivir en Sydney te encantará. Es multicultural y abierta, viva y frenética, la combinación perfecta entre lo salvaje y lo urbano.

1. Clima

El clima de Sydney durante todo el año es agradable, ya que tanto los inviernos como los veranos son suaves y permiten disfrutar de planes al aire libre en cualquier estación.

Durante los meses más fríos (de junio a septiembre), las temperaturas mínimas medias rondan los 13 grados, mientras que en los meses más calurosos (de diciembre a febrero), las temperaturas máximas medias oscilan entre los 25 y 27 grados.

Prácticamente cada mes hay una o varias semanas de lluvia, sin embargo, el sol acompaña casi cada día, de ahí que Sydney brille de forma especial.

2. Transporte

La red de transporte público de Sydney cubre toda su área metropolitana con un montón de líneas de bus, tren, tranvía y ferry. La mejor forma de llegar a todos sus rincones es hacerte con una tarjeta Opal cuando llegues a la ciudad: con ella puedes acceder a todos los tipos de transporte y, además, tendrás descuentos y beneficios. Sin ella también puedes viajar, pero tendrás que pagar billetes individuales y los precios serán más elevados.

El transporte en Sydney no es barato. Pero podrás encontrar pequeños trucos para ahorrar. Por ejemplo, los domingos podrás hacer todos los viajes que quieras, en todos los tipos de transporte que necesites… ¡Sin pagar más de 2’80 AUD! Así que el último día de la semana es ideal para aprovechar y hacer excursiones a sitios un poco más apartados o para moverte lo máximo posible.

El precio del transporte dependerá de lo lejos que te muevas. En el tren, el trayecto mínimo es de 2’52 AUD; tranvía y el autobús es de 2’24 AUD; en el ferry, de 6’12 AUD. ¿Lo mejor? Aunque tengas que viajar a diario por estudios o trabajo, no te preocupes: a partir del octavo viaje en una misma semana, pagarás solo la mitad, y con un límite de 16 dólares al día o 50 a la semana.

Para las situaciones en las que tengas prisa, o quieras moverte de forma más cómoda y sin pensar en el coste, Sydney dispone de otras muchas opciones. Podrás subirte a compañías de taxi locales, como 13cabs, o utilizar apps que quizá ya conozcas, como Uber, o una australiana muy similar y algo más económica, DiDi.

Paisaje aereo de Sydney con la Opera3. Alojamiento

El precio de los alquileres para vivir en Sydney depende mucho de la zona en la que quieras vivir y del tipo de habitación o vivienda que vayas buscando. Comparado con otras grandes ciudades, el alojamiento en Sydney es algo más caro, pero también hay mucha más oferta y siempre podrás encontrar precios más asequibles. En los barrios más céntricos o cercanos a la playa, los precios suelen ser más altos, mientras que vivir en la periferia es más barato.

Estos son los precios medios de alquiler de una habitación en Sydney:

> Habitación individual: entre 240 – 350 AUD por semana

> Habitación compartida: entre 150 – 220 AUD por semana

> Estudio / apartamento de una habitación: entre 390 y 600 AUD por semana

4. Alimentación y restaurantes

Sydney no es distinta a cualquier otra ciudad del mundo a la hora de comer. Si quieres ahorrar, puedes encontrar distintos supermercados y tiendas de alimentación donde hacer tu compra para cocinar en casa. Si te apetece salir, encontrarás una variedad de bares, restaurantes y zonas que probablemente nunca llegarás a probar por completo… ¡Hay tantas opciones que es casi inabarcable!

Al igual que con muchas otras cosas en Sydney, tus posibilidades dependen de tu presupuesto. Para hacer la compra más económica, la mejor opción es Aldi. En un escalón intermedio está Woolworths, y un poco por encima, y también con más opciones premium, Coles. Además, si algún día tienes prisa o te entra el hambre a deshoras, por toda la ciudad podrás encontrar Convenience Stores abiertas 24 horas: pequeñas tiendas con refrescos, snacks y productos básicos de hogar y alimentación.

Si eres foodie, en Sydney puedes perder la cabeza. Hay que reconocer que la gastronomía local australiana quizá no sea la más sabrosa que puedas encontrar, pero en una ciudad tan multicultural (¡y grande!) no te quedarás nunca sin sitios a los que ir. Cocina asiática de prácticamente cada región y país, gastronomía europea, sudamericana, de Oriente Medio, sitios de brunch, cafeterías, comida tradicional, fusión… ¡Te faltará tiempo para probarlo todo!

 

Testimonio Hicham Vivir en Sydney

«Antes de viajar a Australia no tenía claro qué ciudad elegir para vivir mi experiencia. Como mi prioridad era aprender inglés y trabajar, elegí Sydney y ¡encontré trabajo a la semana de aterrizar!»

5. Oferta de trabajo

Sydney es la mejor ciudad de Australia para buscar trabajo, ¡hay mil oportunidades! El tipo de empleo dependerá no solo de la formación que tengas, sino también del visado. Con visa de estudiante o Work and Holiday visa tendrás muchas opciones en campos como hostelería, eventos o construcción sin necesidad de tener demasiada formación o experiencia, y también en trabajos relacionados con el fitness o la enseñanza si estás cualificado para ellos.

Encontrar trabajo en Sydney no te llevará mucho tiempo si le dedicas tiempo y empeño. Además, tanto si planeas una estancia de corto como de largo plazo, siempre podrás acceder a ofertas de trabajo con contrato casual (en el que el empleado trabaja por horas para una empresa pero sin ningún compromiso, ni de horas de trabajo ni de duración del contrato).

En cuanto a los salarios en Sydney, dependen del tipo de empleo al que accedas, pero siempre serán por encima de 19,49 AUD por hora, el salario mínimo de Australia. Un sueldo que permite poder financiar tu estancia mientras estudias un curso de inglés o el curso vocacional para estudiantes internacionales que más te interese.

6. Turismo: ¿Qué ver en Sydney?

Si estás pensando en estudiar o trabajar en Australia es porque te gusta viajar. Explorar, conocer, descubrir. En Sydney podrás pasarte mucho tiempo recorriendo la ciudad antes de llegar a conocerla por completo y, aun así, te garantizamos que casi cada vez que salgas encontrarás nuevos atractivos. Estos son algunos de los lugares que no puedes perderte:

Opera House. Es una de las postales de la ciudad y de Australia en general. Disfruta de un paseo por el Royal Botanic Garden y, pocos minutos después, tendrás la foto y las vistas que todo el mundo busca en Sydney.

Harbour Bridge. Imponente, inmenso y muy fotogénico. Los atardeceres junto al puente tienen algo mágico, y cruzarlo a pie da una perspectiva increíble del skyline de CBD, la Ópera y la bahía.

Bondi Beach. Paraíso surfer, una de las playas más icónicas de Australia y un barrio lleno de vida. En Bondi hay más que sol y arena: bares, vida nocturna, ocio y naturaleza en un mismo entorno.

The Rocks. El barrio más antiguo de la ciudad y una pequeña joya escondida entre rascacielos para pasear. Pubs, restaurantes, mucho ambiente y olor a mar entre sus calles adoquinadas y llenas de encanto.

Darling Harbour. Otra de las bahías más famosas de Sydney, llena de luces, restaurantes y con un ritmo frenético. Podrás ver fuegos artificiales cada fin de semana y perderte por las calles del cercano Chinatown a probar delicias gastronómicas de lo más exóticas.

Centennial Park. El lugar para desconectar sin salir de la ciudad. Piérdete entre sus caminos, haz deporte, prepara un picnic junto al lago y olvídate del bullicio en un parque tan grande que te hace sentirte en silencio total.

Manly. Uno de los barrios de moda. Playas, bares, surf, naturaleza y un carácter surfer muy particular al norte de la city. Si no quieres probarlo para vivir, siempre puedes subirte al ferry y disfrutar del encanto de sus calles un día cualquiera.

Newtown. La zona más bohemia y alternativa de la ciudad. Arte callejero en cada esquina, tiendas de segunda mano, restaurantes (sobre todo veganos e internacionales), música en directo y mucha, mucha diversión.

Tower Eye. El imponente mirador, el punto más alto de la ciudad. 360 grados de impresionantes vistas desde el cielo, girando sobre sí mismo. Además, si subes a la cafetería en vez de al mirador, ahorrarás unos cuantos dólares y podrás disfrutar de las mismas vistas, gastando menos y tomando algo sin coste extra ☕️

Rutas de senderismo. Si te apetece mover las piernas y disfrutar de paisajes increíbles sin necesidad de alejarte mucho de la ciudad, apunta bien estas rutas, ponte las zapatillas y sal ahí a disfrutarlas: Bondi to Coogee, Hermitage Walk, Great West Walk, Manly to Spit o Botany Bay Coastal Walk.

Blue Mountains. Day trip perfecto desde Sydney para perderte en la naturaleza salvaje. Senderismo, cascadas y las ilustres Tres Hermanas, un conjunto de picos rocosos que merece la pena ver en primera persona.

Palm Beach. La famosa playa de las dos caras está a apenas una hora de Sydney, y el camino de subida al faro regala una de las imágenes más espectaculares de la naturaleza en Australia. ¡Inolvidable!

Susana en el puente de Sydney7. Eventos anuales

Vivir en Sydney es sinónimo de NO aburrirse. Durante todo el año, la ciudad acoge cientos de eventos que cambian de localización o se renuevan edición a edición. Sin embargo, otros ya forman parte de la agenda cultural y son una cita imprescindible para cualquier ciudadano de Sydney. ¡Ahí van!

Sydney Festival: en enero, la ciudad se convierte en la capital de los espectáculos culturales y ofrece, durante tres semanas, un sinfín de actividades como conciertos, obras de teatro, musicales, exhibiciones, talleres de arte… todo un universo para disfrutar.

Año Nuevo Chino: Sydney es un verdadero hogar para la población china. Tanto es así, que la ciudad acoge muchas de sus tradiciones y costumbres, entre ellas el famoso Lunar New Year. Durante los días que envuelven a esta fiesta, Sydney adorna sus calles con la temática oportuna y según el estilo asiático para dar la acogida al nuevo año con la celebración de desfiles, espectáculos de fuegos artificiales, mercadillos de comida callejera y muchas más actividades que te trasladan al corazón de China.

Vivid Festival: este festival de luces y música marca el inicio del invierno en Sydney, y lo hace celebrando impresionantes espectáculos de luces y fuegos artificiales en varios puntos de la ciudad, ¡incluso en medio del mar! Este es el festival más grande de estas características del mundo, así que no deberías perdértelo 😉

City 2 Surf: Agosto trae a Sydney uno de los eventos deportivos más populares de la ciudad con una carrera de running que cruza la ciudad, desde el emblemático Hyde Park y los rascacielos de la city hasta la icónica playa de Bondi Beach.

Night Noodle Market: Si eres fan de la comida asiática no puedes perderte este famoso mercado en Hyde Park en el que no solo puedes degustar comidas tradicionales, sino también sabores que solo se encuentran al mimetizarte con la cultura asiática.

Sydney Zombie Walk: como no podía ser de otra forma, la celebración de Halloween es una de las más famosas y divertidas de Sydney. Además de encontrar cada barrio vestido de sus mejores -y terroríficas- galas, cada año se celebra en el centro de Sydney una marcha de auténticos zombies.

Mardi Gras: el desfile anual para celebrar los derechos de la comunidad LGTBQI en Sydney es todo un espectáculo de color, música y felicidad en estado puro. La marcha se celebra en marzo y recorre por completo Oxford Street, una de las calles más icónicas de la ciudad.

Sculpture by the Sea: el arte se traslada, entre octubre y noviembre, a uno de los mejores escenarios posibles: el paseo marítimo entre las famosas playas de Bondi a Tamarama. En esta exhibición con vistas al océano, artistas tanto nacionales como internacionales exponen su arte más surrealista en forma en forma de esculturas.

Sydney to Hobart Yacht Race: esta famosa regata es una de las más difíciles del mundo ya que cruza el océano desde Sydney hasta la ciudad de Hobart, ubicada en la isla de Tasmania. Se celebra el 26 de diciembre, el tradicional boxing day en el que los australianos reciben los regalos de Navidad.

New Year’s Eve: la joya real de los eventos de Sydney y una fiesta conocida en todo el mundo. Minutos antes de entrar en el nuevo año, un sorprendente espectáculo pirotécnico lanzado en la zona de la bahía de Sydney hacen de la última noche del calendario una velada mágica e inolvidable.

Opera House en Sydney iluminada en el festival vivid

8. Curiosidades

Sydney, como ciudad más antigua de Australia tiene muchas historias que contar. Los primeros pobladores europeos llegaron en 1788, aunque se fundó oficialmente como ciudad en 1842, y su historia está llena de curiosidades. Aquí van algunas:

> El área metropolitana de Sydney tiene… ¡Más de 100 playas! Algunas de ellas, realmente preciosas.

> Podrás encontrar multitud de barrios y zonas que conservan su nombre aborigen original, como Kirribilli, Barangaroo, Bronte o Parramatta, entre otros.

> Más de 100.000 personas de fuera de Australia cursan sus estudios cada año solo en Sydney. ¡El ambiente estudiantil es inmenso!

> Una de las calles más céntricas de Sydney es, también, la calle más antigua de Australia: George Street.

> Sydney es la séptima ciudad del mundo con mayor porcentaje de extranjeros residentes. ¡Podrás hacer amigos de todas partes y escuchar 250 lenguas distintas!

> La Ópera de Sydney acoge alrededor de 3.000 espectáculos al año, por lo que opciones para disfrutar la cultura y música en directo no te van a faltar.

9. Barrios principales

Elegir la zona en la que vivir en Sydney no es tarea fácil ya que la ciudad tiene una gran oferta de barrios que gozan de gran calidad de vida. La decisión dependerá de tus inquietudes, el estilo de vida que te apetezca llevar y el presupuesto que tengas. Estos son los mejores barrios para vivir en Sydney según sus características:

Vivir cerca de la playa: si lo que quieres es despertar en un ambiente surfero y relajado, al ritmo de las olas del mar, barrios como Bondi Beach, Manly o Maroubra son tu elección.

Vivir en el centro: los barrios de CBD (el centro de negocios de la city) y Darlinghurst son el corazón de la ciudad, donde se encuentra la icónica Ópera de Sydney, la zona de la bahía y muchísimas zonas verdes.

El Sydney más alternativo: en barrios como Surry Hills, Newtown o Glebe encontrarás mucho ambiente ya que hay todo tipo de cafés y restaurantes, tiendas o mercados callejeros, pero también zonas residenciales más tranquilas.

Paisaje del costal walk en Bondi Beach

10. Consejos para tus primeros días

Sydney es una ciudad gigantesca, con un ritmo frenético y mucha, mucha vida. Para sentirte como en casa desde el primer momento, actívate, abre bien los ojos y prepárate para subir la velocidad. Aquí van algunos consejos útiles.

Cuando utilices el transporte público, acuérdate de pasar tu tarjeta Opal también antes de bajar. En caso de no hacerlo, se te cargará el importe del trayecto máximo, lo que en algunas líneas puede salirte bastante caro.

Si planeas usar el tren, cuidado: en hora punta, los precios son un 30% más caros. ¿No tienes prisa por llegar a tu destino? Evita comenzar tu viaje entre las 7 y las 9 de la mañana y entre las 4 y las 6.30 de la tarde.

Para llegar a Sydney desde el aeropuerto, tienes varias opciones. La más barata es el autobús, tendrás que coger el número 400 en la Terminal Internacional (T1) y en la doméstica T3. Cuesta unos 3’66 AUD (que tendrás que pagar con tu Opal o con tarjeta, nada de efectivo) y tarda una hora en llegar a la última parada, la estación de Bondi Junction, aunque dependiendo de tu destino podrás bajar en paradas anteriores y conectar con otros autobuses o trenes. Otra opción es coger directamente el tren (cuesta 18’70 AUD, aunque si te desplazas a pie hasta la estación de Mascot, que está a unos 20 minutos del aeropuerto, puedes conectar allí con otras estaciones de tren y no pagar el suplemento de aeropuerto de 14’30 dólares). Si viajas acompañado y quieres llegar directo a tu destino, la mejor opción es coger un DiDi o un Uber (el precio será de entre 15 y 30 AUD), siempre será más económico que coger un taxi.

¡No te pares de repente en medio de la calle! Las zonas peatonales del centro están muy concurridas, y podrías ser arrollado por otra persona y llevarte más de una mirada poco amable. Si quieres contestar una llamada o comprobar bien tu destino, hazte a un lado antes de frenar el paso.

En las escaleras mecánicas, si vas a quedarte parado, hazlo en el lado izquierdo. En la mayoría de países es al revés, pero en Australia debes dejar libre la parte derecha para quien quiera subir más deprisa.

No tengas prisa por hacerlo todo. Es preferible sentar las bases de tu estancia, conseguir una casa y un trabajo, antes de gastar toda tu energía, tiempo (y dinero) en ocio. Tendrás tiempo de sobra para hacer mil y un planes.

Si la situación te supera… ¡Pide ayuda! En la escuela donde estudies, en el trabajo o a cualquier persona del equipo Salta. Es normal necesitar una mano cuando te trasladas tan lejos de tu casa, ¡así que no te cortes! 😊

 

You don't have permission to register