TOP
Estudiante en Australia surfeando al atardecer
¿Cómo es la vida en las antípodas?

Vivir en Australia

Miles y miles de personas cada año hacen las maletas y deciden lanzarse a la aventura de vivir en Australia una temporada. Si en tu cabeza ya ronda esta idea, querrás saber lo necesario para dar el salto y lo que el país tiene que ofrecerte. ¡Te lo contamos todo!

1. Todas las razones por las que querrás vivir en Australia

Hay un millón de razones por las que Australia es uno de los mejores países del mundo para vivir. Nosotros hemos recopilado unas cuantas, pero seguro que después de leerlas te entrarán ganas de conocerlas todas personalmente 😉

 

Calidad de vida.

Australia se encuentra entre los países con mejor calidad de vida del mundo según los rankings internacionales que año a año analizan aspectos como la economía y el trabajo, el clima y contaminación del país o su seguridad. En Australia se vive muy bien, y quien haya vivido allí no dirá lo contrario.

Ecosistema único.

En Australia encontrarás animales únicos como koalas, canguros, dingos, diablos de Tasmania, quokkas, wombats y un montón más que querrás conocer, además de tener una naturaleza autóctona (playas, montañas, parques naturales, desiertos…) que te dejará con la boca abierta.

Seguridad.

Viajar tan lejos puede generar intranquilidad, ya que no sabes cómo se vive en otro país hasta que no pasas un tiempo en él. Pero podemos decirte con total certeza que en Australia el índice de criminalidad es bajísimo y es uno de los países más seguros para vivir.

Inmersión lingüística.

Estudiar en Australia implica aprender el inglés de forma mucho más rápida y efectiva que si lo haces desde tu país de origen. Allí no solo lo estudiarás, sino que lo practicarás cada día y tendrás una inmersión lingüística real.

Sistema educativo ejemplar.

¿Sabes que Australia acoge a miles de estudiantes internacionales cada año? Además de la gran oferta educativa, Australia cuenta con algunas de las mejores universidades del mundo y su sistema de enseñanza es considerado uno de los mejores.

Trabajar a la vez que estudias.

En Australia, a diferencia de otros países de habla inglesa, es mucho más fácil trabajar a la vez que estudias gracias al visado de estudiante. Es muy sencillo de conseguir y te permitirá costearte la aventura mientras estudias y viajas por el país.

Multiculturalidad.

Tanto si caminas por las calles de sus grandes ciudades como Sydney, Melbourne o Brisbane como si lo haces por ciudades más pequeñas como Byron Bay o Gold Coast, en Australia siempre encontrarás gente de todas partes del mundo y descubrirás nuevas culturas. Y, por supuesto, podrás conocer la cultura propia australiana, la aborigen, ¡considerada “la población viva más antigua del mundo”!

El slow life como filosofía de vida.

Los aussies disfrutan de los pequeños placeres de la vida, trabajan para vivir y emplean el tiempo en lo que les hace felices. Rodearte de este way of life te hará poner los pies en la tierra y valorar hasta el mínimo detalle de todo lo que te rodea.

Practicar otros deportes.

Si alguna vez has querido hacer surf, Australia es tu sitio. Allí el mar forma parte del día a día para desconectar de la rutina y disfrutar de la paz que transmite. Los deportes acuáticos son muy populares, por lo que no tendrás excusa para lanzarte a probar.

Celebrar la Navidad en la playa.

En el hemisferio sur las estaciones son diferentes a las del hemisferio norte, por lo que en Australia comienzan el verano en diciembre. ¡Vivirás unas Navidades en la playa! Además, si te lo montas bien, podrás vivir dos veranos seguidos en el mismo año y saltarte el invierno, ¿te imaginas?

Estudiantes de salta con gorros de papa noel en la playa de Sydney Australia2. Coste de vida y salarios

Como imaginarás, si la calidad de vida en Australia es muy top, el coste de vivir allí será elevado. Sin embargo, también los sueldos son elevados, por lo que costear la experiencia allí no será un problema si viajas con un visado que te permita trabajar a la vez.

El coste de vida en Australia depende de factores como la ciudad que elijas, el tipo de alojamiento y el transporte, además de otros gastos como la comida y el ocio. Para que te hagas una idea:

  • El alquiler de una habitación individual en casa compartida (suele ser la opción más popular para jóvenes internacionales) en las grandes ciudades australianas, te costará unos 250 AUD a la semana de media, mientras que si vives en una ciudad más pequeña el precio de esta habitación será de unos 200 AUD a la semana.
  • El transporte puede costarte una media de 15 AUD a la semana, dependiendo, obviamente, de si vives cerca de tu escuela y tu lugar de trabajo.
  • Si sales cada fin de semana a comer o a cenar, y además vas a tomar algo, puede que el ocio te suponga un gasto de unos 45 AUD de media.
  • Hacer la compra en Australia (en supermercados como Aldi o Woolworths, que son los que te recomendamos para tu estancia en el país) cuesta unos 50 AUD de media a la semana.

Atardecer en un viaje por Australia3. ¿Qué requisitos necesito para vivir en Australia?

Para poder vivir en Australia necesitarás tener un visado que te permita vivir allí durante el tiempo que quieras. Hay muchos visados que te permiten vivir en el país y además trabajar a la vez, por lo que podrás elegir el que mejor se adapte a tus objetivos y también a tu situación, ya que cada visado tiene unos requisitos concretos.

Si tu intención es la de estudiar en Australia para mejorar tu inglés y vivir una inmersión lingüística enriquecedora, lo mejor es que solicites el visado de estudiante. Este te permitirá trabajar mientras estudias y no tiene límites de edad. Además, como la validez de este está vinculada al tiempo que dure tu curso, podrás elegir el curso que te interese y quedarte a vivir más o menos tiempo en Australia, lo que tú prefieras. No te preocupes, nosotros te ayudaremos con la elección de tu visado según tus objetivos, de manera que puedas vivir la aventura que tienes en la cabeza.

Si te decides por el visado de estudiante, los requisitos que necesitarás son muy sencillos:

Tener un pasaporte válido por más de seis meses.

Matricularte en un curso de una escuela homologada por el Gobierno australiano.

Pagar la tasa del visado.

Responder a un sencillo cuestionario (largo, pero sencillo ;)) de preguntas personales.

Redactar una carta en la que manifiestes cuáles son los motivos que te llevan a querer vivir en Australia.

4. Inversión inicial para comenzar tu nueva vida en Australia

Para dar el salto y comenzar tu aventura en Australia, tendrás que tener una cantidad de dinero ahorrado para poder costearte los gastos iniciales. Esta inversión dependerá del tipo de visado que escojas, ya que no todos cuestan lo mismo y, en concreto si decides estudiar en Australia, tendrás que tener en cuenta el coste del curso.

Si optas por un visado de estudiante que te permita trabajar a la vez que estudias, la inversión inicial será de unos 5.000 AUD (más o menos) para pagar el visado, la matrícula del curso que elijas, un seguro médico que cubra toda tu estancia, alojamiento provisional al llegar a la ciudad en la que decidas vivir y la manutención y transporte de los primeros días.

Una vez te instales y te adaptes a la ciudad, seguro que no tardas en encontrar un trabajo que te permita costearte el día a día en Australia e, incluso, ahorrar para viajar durante tu aventura por el país. Además, nosotros te echaremos un cable para que la búsqueda de trabajo sea un éxito y puedas comenzar a beneficiarte de los altos salarios australianos.

5. ¿Cuánto tiempo puedo vivir en Australia?

El tiempo que vivas en Australia dependerá del visado que tengas. Tanto si tienes pensado vivir una experiencia de corta estancia como una de mayor duración, te explicamos cuál es el que necesitas y sus condiciones, de forma que puedas valorar si te interesa tener un visado u otro:

Visado de turista.

Podrás vivir y viajar por Australia por un periodo máximo de tres meses seguidos durante un período de doce, pero no podrás trabajar. Este visado es gratuito, y se puede solicitar vía online con tu pasaporte a través de la página del Gobierno australiano eVisitor. Existe otro tipo de visado de turista que sí permite estar más de tres meses seguidos durante un año, pero tiene un coste de 145 AUD y tampoco permite trabajar en el país.

Visado de estudiante.

Con este visado podrás estar en Australia por un período de mayor duración, dependiendo del curso que elijas. Para que te hagas una idea, cada 3 meses de curso tienes entre 1 y 2 meses de vacaciones, de manera que, si quieres estar por lo menos un año en Australia, lo ideal es que combines un curso de inglés (3 meses) y un curso vocacional VET (6 meses); de esta forma por esos 9 meses de estudios obtendrás un visado de un año de duración. El visado de estudiante permite trabajar un máximo de 20 horas por semana durante el curso y de 40 horas por semana durante tus vacaciones. Tiene un coste de 620 AUD, se puede solicitar tengas la edad y el nivel de inglés que tengas, y el número de visados expedidos cada año no son limitados.

Visado Work&Holiday.

Este tipo de visa también permite vivir un año en Australia, pero sin necesidad de estudiar ningún curso. Aunque permite trabajar durante 40 horas semanales, no podrás trabajar más de 6 meses con el mismo empleador, por lo que tendrás que buscar otro trabajo al cabo de este periodo. Además, sí hay limitación de visas y de edad, por lo que tendrás “competencia” al solicitarlo y tendrás también que presentar un certificado de nivel de inglés.

Temporary Skill Shortage Visa.

Estos visados están pensados para quienes deciden ir una temporada de entre 1 y 4 años a Australia, aunque conseguirla tiene cierta dificultad, ya que lleva tiempo hacer los trámites, una empresa australiana tiene que solicitarla por ti y tu profesión debe estar entre las que requiere el Gobierno australiano.

Skilled Visa.

Aunque hay varios subtipos, todas tienen el objetivo de conseguir la residencia australiana para quedarse de forma indefinida. Para solicitarla, tu profesión debe estar entre las de la lista que el Gobierno australiano considera elegibles, tener menos de 45 años y un buen nivel de inglés.

Macarena posa junto a dos canguros en Australia6. El clima en Australia

Aunque siempre se hable de Australia como un paraíso de clima cálido, es conveniente saber que los veranos no lo son tanto en ciertas regiones y que seguro que necesitarás una chaqueta o abrigo si decides ir a vivir una temporada por allí. Debido al inmenso tamaño del país, Australia cuenta con diferentes zonas climáticas. En la zona norte, la influencia del clima tropical se traduce en veranos calurosos y húmedos, con abundantes lluvias, y en inviernos bastante cálidos y secos. Sin embargo, en la zona sur, los veranos son más fríos o suaves y los inviernos son fríos y a menudo lluviosos.

Ciudades como Perth, Adelaida, Melbourne, Canberra, Sydney, Byron Bay o Gold Coast se encuentran en el arco sur, desde el oeste (Perth) hasta el este (Gold Coast). Cuanto más abajo, las temperaturas serán más frías, mientras que en las zonas más céntricas del país las temperaturas se suavizan tanto en invierno como en verano.

¿Sabías que Perth es considerada la ciudad con mejor clima de Australia? Según los datos registrados a lo largo del tiempo, Perth cuenta con solo 8 días de lluvia al año, los inviernos son muy suaves y los veranos calurosos. De hecho, en la ciudad se alcanzan las máximas temperaturas medias en verano (estas superan los 30 grados).

 

Naturaleza profunda.

Australia tiene más de 500 parques naturales, algunos de ellos realmente increíbles. Podrás elegir entre el desierto más árido, la jungla más frondosa, montañas, bosques y llanuras: ¡Hay lo que busques! Además, no es un estereotipo: los australianos son muy amantes de descubrir rutas de hiking, hacer picnics en la naturaleza y descubrir nuevos rincones siempre que sea posible, con toda su riqueza de flora y fauna. 🦘

La playa.

Desde las más famosas y turísticas playas cercanas a Sydney, como Bondi, Manly o Palm Beach, hasta pequeñas calas vírgenes que casi ni salen en el mapa y en las que ni siquiera en temporada alta te cruzarás con gente, o lugares icónicos como la Gran Barrera de Coral. Las playas australianas son otro nivel. Prepara tu mochila, la crema solar y disfruta de unos paisajes que parecen sacados de una película.

El surf.

Surfear merece una categoría aparte. El porcentaje de aussies que surfea es tan alto como esperas: ¡no es un cliché! Si nunca lo has probado, es el momento ideal. Hay escuelas de surf en cada esquina, campamentos para aprender y buenas olas casi en cada playa. Lánzate a descubrir una nueva pasión 🏄‍♀️

La ciudad.

Aunque cueste creerlo, Australia no es solo naturaleza y fauna salvaje. La mayoría de la población vive concentrada en grandes ciudades, y tienen una vida realmente frenética: compras, bares, arte, pubs con aire británico, discotecas, conciertos, festivales, barrios llenos de ambiente… ¡Te faltará tiempo para descubrirlo todo!

Haz una barbacoa.

Al igual que el surf o la naturaleza, las barbacoas son una religión en territorio aussie. Cero complicaciones: haz la compra con la comida que más te guste y, literalmente, en cualquier parque público encontrarás parrillas y zonas de mesas. Un plan ideal para disfrutar de una buena comida, buenos amigos y aire libre.

La gastronomía.

La gastronomía australiana no es para tirar cohetes. Pero, como en cualquier sitio, hay platos típicos y tradiciones que siempre vale la pena conocer. Además, al ser un país tan abierto y multicultural, podrás encontrar y disfrutar restaurantes de casi cualquier país del mundo regentados por emigrantes, por lo que tendrás mil y un oportunidades para probar cosas nuevas a cada paso.🥑

Angelica con su desayuno australiano 7. Consejos para emigrar a Australia

Dar un paso tan grande como irte a vivir a Australia es algo que debes pensar muy bien. ¡Está demasiado lejos como para cambiar de idea a las dos semanas! Aunque en Salta confiamos de sobra en que te encantará, también queremos darte unos consejos desde nuestra experiencia para que tomes la decisión con toda la información en tu mano. Aquí van unos consejos básicos para emigrar al país de los canguros:

Elige el visado que más te convenga. Nosotros te ayudaremos, hablaremos contigo para que nos cuentes tus planes y te recomendaremos las mejores opciones. Pero, al final, la decisión será tuya: dependerá de si quieres estudiar, si quieres trabajar, si solo quieres viajar, cuánto tiempo quieres quedarte… Hay un visado para cada persona, y te ayudaremos a escoger el tuyo.

Prepárate con tiempo. Si solo buscas un viaje de turismo breve no será necesario, pero para emigrar a Australia necesitarás cierta planificación. El Gobierno aussie puede tardar varias semanas en responder a tu solicitud de visado, por lo que los planes de hoy para mañana no valen aquí: piénsalo bien y ve dando pequeños pasos adelante, sin prisa, pero sin pausa.

Piensa bien dónde vivir. ¿Mar o montaña? ¿Gran ciudad o pueblo tranquilo? ¿Naturaleza o asfalto? Antes de irte a vivir a Australia tendrás que pensar en qué parte del país quieres vivir, ¡es inmenso! No hace falta que le pongas nombre al lugar concreto: cuéntanos qué te apetece y te gusta más y te recomendaremos las opciones más populares y más ajustadas a lo que buscas.

Fíjate una meta. Cada viaje tiene un propósito. Da igual el que sea: estudiar un curso, aprender inglés, conocer nuevos amigos, viajar a lugares remotos… ¡O todos a la vez! No importa: sea cual sea tu objetivo, seguro que en Australia hay una forma de hacerlo realidad.

Haz la maleta con cabeza. Una maleta bien hecha es, seguramente, cientos de dólares ahorrados en cosas que ya tienes en casa y tendrás que comprarte de nuevo una vez aterrices. Hazte preguntas: ¿haces tanto ejercicio como para llevarte toda esa ropa de deporte? ¿Cuál es el clima en el lugar al que te trasladas? ¿Qué estaciones vas a pasar allí? Una lista puede ser tu mejor amiga.

Ten la documentación en orden. Necesitarás un pasaporte y un documento de identidad con más de un año de validez. Si vas a conducir por Australia, también tendrás que obtener el permiso internacional. Eso también incluye un CV ya adaptado al modelo aussie para cuando quieras buscar trabajo, tus títulos académicos -si te hacen falta-

Reserva un alojamiento de confianza para tu llegada. No te recomendamos subirte al avión sin saber dónde vas a dormir tus primeros días en Australia. Sea un hotel, un B&B o la casa de un amigo que ya está allí: tenlo seguro. Buscar alojamiento a tu llegada con el cansancio del viaje es una locura. Garantiza tus primeras noches allí (preferiblemente semanas) y ya tendrás tiempo cuando te asientes de buscar algo a medio-largo plazo.

Prepara el dinero para poder gastar conforme llegues. Inmediatamente después de aterrizar vas a tener que correr con algunos gastos urgentes: el traslado a tu alojamiento, tu tarjeta SIM australiana, las primeras comidas… Es posible que tu tarjeta de crédito local no funcione en Australia, por lo que tendrás que adelantarte: la forma tradicional es ir con dólares en efectivo, que podrás pedir en tu banco, pero también puedes solicitar tarjetas que funcionen a nivel internacional -como Revolut, Bnext o N26-, muchas de ellas gratuitas.

Ve con (al menos) una base del idioma. Seguramente uno de tus propósitos del viaje sea mejorar el inglés, pero deberías tener unas nociones básicas mínimas antes de llegar, por pura supervivencia, para mantener conversaciones básicas.  ¡Pero no te agobies! Una vez allí, cuando empieces a soltarte e interactuar, tu nivel mejorará rápidamente, y hasta aprenderás ese slang (jerga) local 🚀

¡Disfruta! Los nervios son normales, ¡es imposible no tener cosquilleo ante un salto así! Pero esta será una experiencia que marcará un antes y un después en tu vida, así que tu principal misión debe ser disfrutar cada momento. Haz que esos nervios iniciales se conviertan en ganas e ilusión, ¡y a por ello!

You don't have permission to register